La aventura que comencé en mayo ha sido un viaje a lo que llamo ALIMENTACIÓN CONSCIENTE.

Este viaje, que aún no he finalizado, me ha llevado a destinos desérticos (95 gramos de pasta para dos personas al tercer día del despegue); afrodisiacos (crema de calabaza); soleados (gazpacho); monumentales (arroz de verduras)…imágenes retenidas y enmarcadas (potaje de vigilia)…la primera semana de viaje fue sosona; a la segunda, se desplegó ante mí una amplitud de posibilidades que aún no me dejan indiferente.

Es mi carácter ir acompañada. En esta aventura he elegido a un profesional de primera ISABEL HERRERO. Gracias por la amplitud que has dado a mi experiencia; a la que es mi deseo, continuar contando con tu sabiduría.